Por el Dr. Phillip Goglia  

CIUDAD DE MÉXICO.- El agua regula la temperatura. Cuando bebemos agua, esta circula a través de nosotros y crea un patrón de transpiración / sudor que a su vez regula nuestra temperatura para que podamos operar de manera eficiente dentro de los diversos entornos por los que nos movemos a diario. Sin un consumo correcto de agua, nuestros cuerpos percibirán la incapacidad de controlar la temperatura a través del sudor como trauma.

Nuestros cuerpos odian el trauma y, a su vez, se adaptarán para mantener la homeostasis, la supervivencia y el equilibrio metabólico. Los mecanismos de adaptación de nuestro cuerpo siempre acumularán y recolectarán cosas para protegernos.

El mecanismo de acumulación y recolección es un termostato aislante que actuará como mecanismo de supervivencia ya que acumula grasa debajo de nuestra piel para actuar como aislante para mantener nuestra temperatura debido a la falta inicial de un patrón de transpiración y consumo de agua adecuado.

El agua es la mejor bebida antes y durante un entrenamiento después de establecer una tasa de sudoración con agua que proporcione un patrón de temperatura suficiente para manejar el rango correcto de movimiento y fuerza.

La regla general para estilos de vida inactivos es ½ una onza de agua por cada libra de peso corporal consumida diariamente; si está activo, la regla es hasta 1 onza de agua por 1 libra de peso corporal. La definición de agua es que los peces deben nadar en ella, no consumir agua con gas, ni agua mineral, ni agua tónica, agua pura y vieja en la que los peces nadan … eso es agua.

compartir: