*El chef Alejandro Mora Galaz, denunció que nadie de la COJUDEQ ha querido resolver los problemas, muchos menos escuchar sus peticiones

CANCÚN.- El chef Alejandro Mora Galaz, con más de tres años trabajando para el CEDAR Chetumal de la desprestigiada y saqueada Comisión para la Juventud y el Deporte de Quintana Roo (COJUDEQ), pero ante los maquiavélicos cambios y amenazas del funcionario más cuestionado en la historia del deporte en el Estado, Antonio López Pinzón, como cerrar “temporalmente” el centro deportivo de la capital quintanarroense y correr a los trabajadores que no aceptaran el cambio de su centro laboral, tuvo que trasladarse a Cancún para no perder su trabajo, así como dos personas más de cocina, sin embargo y después de cinco días en el CEDAR Cancún, se ha encontrado con obstáculos burocráticos para realizar su trabajo, como no tener condiciones adecuadas para lavar los trastes donde se preparan los alimentos para 80 atletas que llegaron el pasado 1 de septiembre.

Comento que solamente tres personas, incluyéndose, atienden en el comedor a los 80 atletas, cuando en el CEDAR de Chetumal tenía 15 trabajadores para una plantilla de 110 deportistas, pero lo que más le preocupa es su gente, que no tiene las condiciones adecuadas para trabajar, y desde que llegó a Cancún, ni el cuestionado presidente de la desprestigiada y saqueada COJUDEQ lo ha querido atender, mucho menos la gente administrativa, quienes ni se han parado por él área del comedor; dejando en claro, que no tiene nada en contra de nadie, simplemente que se cumpla con lo que prometieron, porque es elemental por cuestión de salud, tener un lugar indicado para lavar los trastes donde se preparan los alimentos.

Se cae a pedazos el CEDAR Cancún

Por otra parte, fuentes del CEDAR Cancún, confirmaron que a raíz de la lluvia, los atletas se vieron en la necesidad de resguardar sus pertenencias, porque llovía más en los dormitorios que afuera, además de que se están cayendo los plafones y el estacionamiento está inundado de aguas negras, porque las fosas se rebosaron, así que emana olores fétidos. También señalaron que el cuestionado funcionario Antonio López Pinzón, tiene problemas de luz eléctrica y con la CFE, debido a que se tienen dos medidores, pero uno fue cortado por la CFE, debido a un adeudo superior al medio millón de pesos, por lo que, se colgaron del otro y cuando intentaron conectar aires acondicionados, un mega refrigerador y otros aparatos, tienen broncas de energía.

Asimismo, comentaron que existe una cámara fría, pero nunca la echaron andar, porque no quisieron comprar el motor, como tampoco tienen “hidro” para la presión del agua de pozo, porque el CEDAR Cancún no cuenta con red de agua potable, todo el liquido viene de pozos. Además, la vigilancia de las instalaciones deportivas, recae en solamente un agente de seguridad privada por turno, empresa de un tal Gorocica, cuyo socio es Manuel Manzanilla, el secretario particular del cuestionado titular de la desprestigiada y saqueada COJUDEQ, pero cuando sale el cheque, el monto, que es muy sustancio, sale por 6 elementos de seguridad. También Manzanilla, opera con un tal apodado “Perro”, una empresa de limpieza, y obviamente esta es la misma que realiza el servicio en el CEDAR Cancún.

Más adelante desmenuzaremos la millonaria inversión que se utilizó para reabrir el CEDAR Cancún, prácticamente al inicio del Gobierno del Cambio, y que hoy uno se pregunta, dónde quedaron los más de 50 millones de pesos?…

compartir: